Poemas – Eloísa Oliva

Nosotros adoramos
a la lentitud
por eso
nuestro dios es ese álamo
que ahora,
a las siete de la tarde
dibuja su figura en la pared
del edificio

***

la curva del colchón
enamorada de tu cuerpo
un hibisco abierto a mediodía, la luz
que flota en el pasillo, el verano
colgado en la ventana

la mancha de humedad
las criaturas que viven
en la mancha de humedad

los platos de anoche en la pileta
algo que se perdió y no buscamos más

un costurero un termómetro una caja de remedios

un rezo, o un número
que repetimos

el insecto que se come nuestra ropa

o aquella acacia verde
tocándonos la cara

***

1 de enero

En el jardín las flores tiemblan
en la brasa del último aire. Un hombre
se acerca y hunde
su cuerpo en la silla
olvidada junto a las hortensias.
Cruza los brazos, un short
es todo lo que lo protege
de la inclemencia de un nuevo año
Como si plantara
una semilla el hombre
mira
un punto fijo en la tarde. Y espera
que finalmente ahí
crezca algo
así como un sueño, y venga
de la noche calurosa, hacia él.

***

Foto en la Giralda

Te esperaba a la tarde en cualquier bar
esa vez un letrero de neón
resguardaba a tu cara en primer plano
para la foto que saqué:
camisa a cuadros, polera gris
la mano sosteniéndote la frente
mirando, avergonzado
un punto fuera del encuadre

ahora no es que seamos viejos
pero dejamos entrar a ciertas cosas
y de aquel no esperar nada y sin embargo
esperarlo todo
sólo queda tu gesto, encerrado
en un mapa de bits


Eloísa Oliva
nació en 1978, en Buenos Aires. Vivió gran parte de mi niñez y adolescencia en Neuquén y actualmente vive en Córdoba. Estudió comunicación social y cine. Participó en las antologías Espuma de rabia (La Creciente, 2004), Mirad al cielo: ¡Los renos caen ardiendo! (Clase Turista / CCEBA, 2009), Cucrito (Textos de Cartón 2010) y Dora narra (Caballo Negro / Recovecos, 2010). Publicó los libros Humus (La Creciente, 2005) y 1027 (Nudista, 2010). Fue residente en RUSA (Residencia Un Solo Artista, Rosario, 2008). Entre 2007 y 2008 formó parte de la editorial La Creciente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.